Por Chalaco y el Andino Central

Wednesday, November 09, 2005

El asunto "Majaz"

Ayer llegó a mi correo electrónico de trabajo esta invitación:

Estimados ___________:

Les transmitimos una invitación de la Cámara de Comercio y Producción de Piura para participar en el taller "Impacto económico del proyecto Río Blanco en la región y el país", que será hoy martes 8 de noviembre de 8:00 a 9:00 p.m. en el local de la Cámara de Comercio (Urb. San Eduardo A-2).

La exposición estará a cargo de Raymond Angus y Andrew Bristow, gerente general y gerente de operaciones de Minera Majaz, respectivamente.

Si están interesados en asistir pueden confirmar su asistencia llamando a los teléfonos _____, anexo ___. (Jó, esto lo acabo de leer... ¡Asistí como intrusa!)

Saludos cordiales,

(La encargada correspondiente)

La reunión empezó alrededor de las 8:30 p.m., pues los asistentes se tomaron su tiempo para llegar (excepto los cuatro gatos que estuvimos cinco minutos antes de la hora en punto). Duró, con todo y preguntas, hasta las 10:10 p.m., y terminó en brindis con cóctel de algarrobina y bocaditos.

Tema: mostrar las cifras, en millones de dólares, que proporcionaría la explotación del cobre en la zona de Río Blanco, a toda la región Piura, entre canon minero y regalías. No podíamos estar ubicados en mejor local.

Majaz

Agouti paca es su nombre científico. Animal en extinción o carne de monte, es un roedor grande, asediado por los cazadores rurales, que vive en los páramos andinos, bosques de neblina cercanos a la ceja de selva y ceja de selva. En la Región Piura, habita las zonas altas de Huancabamba y Ayavaca.

El cañón del Majaz es un límite natural entre Perú y Ecuador, en la parte norte de Huancabamba. Aquí se ubica el Proyecto Minero Río Blanco, que busca explotar cobre en un yacimiento que han denominado “Henry’s Hill”. La empresa minera encargada de las excavaciones y la extracción de minerales se ha dado a conocer ante el mundo con el nombre de “Minera Majaz”.
Impacto social

Ya han pasado cuatro años de trabajo en la zona. Entre excavaciones, aplanamiento de un cerro para hacer el helipuerto, movimiento de material geológico para investigación, idas y venidas, se hacen públicos dos asuntos importantes:

  1. Hay cobre al norte de Huancabamba y una empresa minera llamada Majaz quiere iniciar la explotación del mismo.
  2. La población local está descontenta.

Las primeras informaciones "oficiales" de interés general (es decir, ya cuando las cosas escaparon de control y había suficiente escándalo y morbo para incumbir a todo el mundo) salieron a la luz hacia mayo de 2005. Para entonces, Río Blanco ya se había reunido dos veces en Carmen de la Frontera con la Mesa de Concertación de Huancabamba y variados especialistas de dicha provincia, de Piura y de Lima (un amigo mío, comunicador y partidario de la explotación minera, fue contratado para filmar estos talleres).

Los temas de mayor impacto entre la opinión pública fueron: la conservación del medio ambiente y el agua (abanderado: Semana, suplemento dominical del diario “El Tiempo”), las ganancias obtenidas con el canon y regalías (tema de suma importancia para las autoridades regionales, incluyendo alcaldes de provincias costeñas), y la poca disposición al diálogo de grupos de campesinos manipulados por fundamentalistas ecológicos y/o terroristas y/o narcotraficantes (tesis defendida y difundida por el diario “Correo” de Piura).

Ha venido a mi memoria el recuerdo de aquel “súper especial exclusivo” que anunciara Panorama (programa de reportajes, de Panamericana Televisión), un domingo 31 de julio: acabó siendo una presentación en Power Point (por televisión de señal abierta, con sede en Lima), donde se relacionaba a los “líderes opositores a la explotación minera” (Monseñor Daniel Turley, obispo de Chulucanas, funcionarios de la ONG OXFAM y alcalde de Ayavaca) con el terrorismo y el narcotráfico.

Esto sucedía en los medios, de cara a la población urbana, mientras en el campo, entre los 1600 y 3000 m.s.n.m., la niebla y los acantilados, un número considerable de comuneros de Huancabamba y Ayavaca (mil aproximadamente, entre hombres, mujeres y niños), motivados por autoridades que luego no dieron la cara y con ánimos de cuidar lo que consideran “su casa” (así de sencillo y universalmente legítimo), desfilaban rumbo al cañón de El Majaz, para reclamar sus derechos sobre aquellos territorios, expulsar con presión social el campamento minero y asegurar que no se les quite a la mala uno de sus bienes más preciados: el agua.

Es que la zona de explotación minera, además de ubicarse al lado del río Blanco, está en el centro de un bosque de neblina, ecosistema frágil y productor de agua por precipitación horizontal en las partes altas de la sierra piurana (además de las lagunas de las Huarijas, ubicadas 20 Km. al suroeste del cañón).

Varias cosas son graves y ciertas, pero apenas se están conociendo y reconociendo como un problema social. La única prueba que tengo para afirmarlas desde un punto de vista personal es mi escaso conocimiento de la zona:

1

Sí hay narcotráfico. Las cercanías con las fronteras de Ecuador han convertido los páramos de Ayavaca y Huancabamba en un desvío obligado y apreciado por comerciantes de opio.

Nunca he visto cultivos de opio cerca de las Huarinjas, zona que conozco por haber trabajado allí un tiempo, en el 2003. Sin embargo, los campesinos eran concientes de que esas camionetazas con lunas poralizadas que a veces rozaban los linderos de Chulucanitas (Palo Blanco, Pacaipampa) y Caxas (Quinua, Huancabamba), eran del narcotráfico.

Una vez, uno de mis guías prometió traerme amapolas de un sembrío cercano a la Laguna Negra. Las trajo. Realmente eran margaritas, pero me sorprendió que este tipo de información circulara por el inconsciente colectivo. Alguna explicación debía haber.

Por otro lado, está Aragoto, en Ayavaca, zona prácticamente “tomada” por el narcotráfico, donde todo es de material noble y ay de ti si te atreves a entrar sin permiso. Lo típico, “todos lo comentan, nadie los delata”, una verdadera “leyenda rural” y triste muestra del aislamiento de estas localidades.

2

Hay terrorismo en la zona. No guerra de guerrillas, sino antiguos dirigentes de grupos extremistas, cabecillas de lucha armada que han hallado refugio entre las difíciles montañas de Huancabamba, y que a veces asaltan combis de transporte público para subsistir (aunque la mayoría de asaltos son obra de delincuentes comunes).

No es difícil dar con ellos en la capital de dicho distrito, sólo basta con ir al bar correcto y tener la actitud adecuada. Si eres extranjero, seguramente tendrás más suerte (como un amigo italiano que vivió la aventura de ser llevado enmascarado hasta la casita que ocupaban en el monte, sin hoguera, para no llamar la atención).

3

No todos los ideólogos “extremistas” que han participado en el conflicto de Majaz son terroristas. La zona es principalmente comunista, quizás porque la ideología marxista encontró un medio apropiado para echar raíces: pobreza extrema, abandono político y social, nivel educativo ínfimo, difícil acceso a los centros de salud más cercanos y una organización comunal ancestral.

Creo que no necesito explicar que ser de izquierda no te convierte en terrorista (ni ser musulmán en miembro del Al Qaeda, ni ser vasco en activo de ETA)…

Muchos líderes de la zona practican la ideología comunista y es el discurso que manejan. A su vez, los campesinos locales son plenamente concientes de no poder salir adelante si no lo hacen todos juntos. Practican el sistema de mingas (trabajo comunal y fiesta) para hacer obras públicas y el “peonaje” para cultivar y cosechar sus tierras (todos ayudan a uno, luego a otro y así se van rotando. Sus mujeres se encargan de preparar y llevarles el “fiambre” –refrigerio- y la comida). Sería tonto afirmar que todo este sistema de trabajo les viene de Marx.

4

La agricultura realmente pone en peligro los ecosistemas de la zona. Esto va ligado a otra afirmación: todos los territorios tienen dueño.

No conozco bien la historia de la adjudicación en algunos casos, pero la comunidad es dueña de todo el territorio que políticamente le corresponde. Por ello, sus miembros pueden hacer uso de la tierra, para cultivos y protección.

La verdad es que el aislamiento no ha permitido la inclusión en la agricultura de autoabastecimiento de métodos eficaces y orgánicos para el control de plagas, riego apropiado (sin desperdiciar el agua) y mejora de la producción, sin ampliación de la frontera agrícola. En Mijal, por ejemplo, ha ocurrido que la sobre explotación de suelos de cultivo, pastoreo y tala de árboles para madera y leña, han reducido un otrora importantísimo bosque de neblina a sólo 800 hectáreas.

El mencionado bosque tiene varios dueños y no todos participan en actividades de reforestación y conservación. Muchos de ellos destruyen en pocos días dos o tres hectáreas de árboles para cultivar alimentos de pan llevar o pasto. Además, tienen como principal técnica de “fertilización” del suelo el “rozado”, que consiste en quemar los restos de árboles que quedan en el área talada, “para asegurar la calidad de sus sembríos”.

Este suelo quemado tarda alrededor de cinco años en recobrar sus nutrientes y producir vegetación silvestre. Además, la mayoría de estas zonas acaban deslizándose hacia los valles, por acción de las lluvias de invierno serrano (noviembre - febrero), dejando el cerro “pelado” y sin posibilidad de recuperación.

En la reunión del martes 08 de noviembre, Ray Angus, Gerente General de minera Majaz, dijo que el bosque que rodea la zona de posible explotación ya está en peligro de extinción, por acción de la agricultura. Tiene razón.

La Marcha

Muchos personajes resuenan en los diarios locales. Fotos, nombres, acusaciones de irracionalidad, terrorismo, intereses ocultos, extremismo ecológico, compra de conciencias y manipulación, son las perlas que se atribuyen entre bandos (o que los periodistas, de una u otra tendencia, achacan al correspondiente opositor).

Muchos rumores también en la zona: dicen que toman de rehenes a todo visitante foráneo que se atreva a aparecer por ahí, que les tiene prohibido el paso a los “gringos”, que las rondas golpearon a turistas holandesas (o belgas, o suecas) hace tres semanas. Sí hubieron rehenes, la paranoia colectiva ocasionó que hasta colaboradores del censo nacional pagaran los platos rotos y fuesen rechazados con desconfianza.

La verdad es que las rondas campesinas de Pacaipampa y Chalaco reaccionaron con enérgica actitud activista ante la posible apropiación de sus territorios por parte de "mineros inescrupulosos" (es decir, cualquiera que escarbe en la tierra y no sea del lugar).

Esto generó malestar hacia los miembros de los proyectos de desarrollo rural que se ejecutan en las cercanías de la zona. Sin embargo, la verdadera “acción” ocurrió a los alrededores del río Blanco:

Entre el 25 y 31 de julio de 2005, alrededor de mil familias de campesinos de Huancabamba y Ayavaca (me dicen que hubieron también algunos de Chalaco), se encaminaron rumbo a la minera Majaz, para presionarles a que abandonen el lugar.

La policía nacional se hizo presente, sus efectivo llegaron en helicóptero al cañón. Los campesinos anduvieron cinco días, hasta el enfrentamiento del 31 de julio, que costó la vida de un rondero (muerte reconocida oficialmente, pues otras fuentes afirman que fueron siete).

En el enfrentamiento, se declararon “desaparecidas” varias personas, entre ellas un reportero de radio Cutivalú, quien, luego se supo, estaba detenido por la PNP. Él, amigo mío, me contó que partió con la comitiva de Ayavaca-capital para unirse a la marcha, que iban hombres, mujeres e, incluso, niños, que llevaban machetes y hondas, sus armas y herramientas de siempre, además de sus fiambres. Que, en el camino, comunidades vecinas los abastecieron de abrigo y comida, que era una verdadera “peregrinación”.

Es verdad que algunas autoridades locales, regionales y líderes políticos levantaron al cielo (y a los micrófonos de la prensa) voces de protesta, demandaron protección y ponderaron la odisea de los agricultores de Majaz a niveles heroicos, atribuyéndoles objetivos trascendentes para la humanidad. Los campesinos sólo querían conservar su tierra, su agua y su dignidad (incluso esto último bien podría quedar insatisfecho, a cambio de conseguir lo anterior).

Cosa cierta es que mucho influyó en el ánimo de la población el asunto de la minera Manhatan, en Tambogrande, que se vio obligada a suspender estudios y excavaciones por presión popular.

La población siempre echa de menos que se les cuente bien qué es lo que va a pasar a su alrededor, antes de siquiera mover una piedra. Es lo normal, lo cortés, lo políticamente correcto. ¿Cómo es que los habitantes de Choropampa (Cajamarca) no sabían que ese líquido bonito que se cayó del camión era mercurio? Un verdadero pecado no haber informado a la población de lo que se iba a hacer en los territorios cercanos a sus viviendas, antes de levantar la primera oficina.

Lo mismo ocurrió con Majaz, ¿para qué negarlo? El gobierno dice: ahí está, pueden hacer los estudios. Seguramente se le avisó al Gobierno Regional de Piura y a los alcaldes provinciales, e incluso distritales. Pero ¿quién le avisa a la población, quienes, finalmente, son los verdaderos “dueños de casa”?

En el enfrentamiento del 31 de julio sólo murió un campesino, decía el conductor de una radio local, “sólo uno, no sé por qué estos subversivos quieren exagerar. ¡Sólo fue un muerto!”. Ojalá alguien le explique a ese señor cuánto vale una sola vida y cuán grave es que hayan simplemente heridos en un conflicto civil.

Mi amigo el periodista me contó que otros conductores de radios escuchadas en la zona arengaban a los caminantes para participar de la “lucha armada”, hablaban de miles y miles de campesinos prestos a defender, como sea, sus tierras. Los 200 campesinos de la comisión de mi colega se miraban las caras extrañados. Eso pasa cuando uno no está viviendo las cosas y aprovecha las coyunturas sociales para sembrar ideologías personales. Luego, los objetivos reales se exageran o envilencen, y todos son juzgados mal.

También supe que los miembros de las fuerzas policiales socorrieron a los heridos y los evacuaron en helicópteros, un acto de rutina, pero digno de rescatar y loar. Finalmente, por seguridad, la minera decidió abandonar, momentáneamente, el campamento.

La reunión

Retomando el principio de este artículo-ensayo, tocaré el tema que me animó a escribirlo: la reunión con los representantes de Minera Majaz, en la Cámara de Comercio de Piura, el martes 09 de noviembre de 2005.

Estuvieron presentes periodistas de varios medios locales, autoridades regionales (César Trelles Lara en primera fila), el cónsul de Inglaterra, representantes de universidades, prensa, más gente importante y, finalmente, yo.

La intención era hablar en cifras sobre las ganancias para toda la Región Piura, del canon minero y las regalías. A continuación, los cuadros que presentaron:

Visto así, innegablemente es una ventaja grande para Piura contar con una mina de esta naturaleza en la zona.

El señor Angus también contó los trabajos de conservación ambiental que realizarían, estableciendo una reserva en un radio de 30 Km. (aprox.) alrededor de la mina, para proteger el bosque de neblina.

Luego de eso, vinieron las preguntas, que giraban sobre la construcción de una carretera para trasladar material a la mina (importante instrumento para sacar del aislamiento a las poblaciones de la zona, además de generar intercambios comerciales y, finalmente, desarrollo social); un mineroducto para trasladar el material y purificar el agua utilizada en la explotación; la indefinición para elegir el lugar donde se establecería el puerto desde donde se trasportaría el cobre a Inglaterra (Sechura –Bayóvar- o Paita).

Finalmente me animé a levantar la mano, ante la insistencia de mi buen amigo y colega Yuri, y de mi propia conciencia:

Tengo dos preguntas para usted. La primera: veo que la mina realmente va a reportar grandes ingresos económicos a la Región Piura. Eso es bueno para nosotros, los que vivimos en la ciudad. Pero, ¿lo saben los campesinos? Tenga en cuenta que su forma de gobierno es diferente. Aquí, la autoridad puede tomar una decisión y la ejecuta sin consultar a nadie, pues no es una fuerte obligación moral.

Sin embargo, allá existen comunidades campesinas, donde conviene hablar ya no con sus representantes en la Mesa de Concertación municipal, sino con las autoridades de base, presidentes comunales, tenientes gobernadores, jefes de rondas, la población del llano. ¿Ellos saben que ganarán todo este dinero? ¿Ellos les han dicho qué es lo que necesitan, para formular proyectos de desarrollo e inversión? Eso.

Y la segunda pregunta: ¿Cómo van a dejar la zona del yacimiento una vez que acabe la explotación minera?

Angus, con voz más calmada que la utilizada hasta el momento, respondió:

El trabajo con comunidades está recién en planificación. A los campesinos no podemos hablarles de cifras como aquí, pues no están acostumbrados, tal vez no entiendan y se hagan falsas expectativas. Nosotros queremos trabajar con ellos, con los habitantes de cada caserío. Tampoco se trata de llegar y decirles: ustedes son pobres y nosotros les daremos esto. Se trata de un trabajo más prudente y sistemático.

Estamos viendo el mejor modo de traducir todos estos datos para ellos, de trabajar con ellos en la formulación de proyectos. Nuestra empresa tiene la responsabilidad social
de trabajar por el desarrollo de esta zona, de la gente. Pero, como te digo, no podemos decirles que les vamos a entregar dinero de un momento a otro. Esto lo vamos a ir trabajando de a pocos.

Tampoco nos conviene hablar ahora de inversiones porque ya entramos en etapa electoral y, de ningún modo queremos manipular las cosas, ni que algún candidato a la alcaldía utilice como excusa los ingresos de la mina para ganar la elección.

Respecto a la segunda pregunta, sobre cómo quedará la zona de explotación, ya vimos que el tajo abierto se hará en el “Henry’s Hill” y habrán lugares destinados a colocar desmonte. Alrededor queremos establecer una zona de protección forestal, que los mismos comuneros trabajen en ello. Es un lugar realmente hermoso y, pienso yo, se puede impulsar como destino turístico. No es lo mismo mirarlo en fotos que estar allá. Ojalá podamos conseguir eso.

Fue su respuesta y, francamente, le quedó bonita. Y más bonito sería si de verdad se consiguiera un nivel de armonía mina-desarrollo-conservación óptimo en esta zona tan pobre de Piura y del Perú…

(Hoy no he leído ningún periódico).

Sin embargo, harían falta administradores honestos, autoridades justas que aseguren el buen manejo de los recursos, la concertación comunal, la educación, la comunicación oportuna, la salud, la democracia. A eso sumémosle la absoluta necesidad de realizar cualquier labor de exploración y explotación con tecnología de punta, sin la cual no será posible reducir el impacto ambiental negativo a su mínima expresión.

En fin, quizás ya nos toca ejercer nuestra responsabilidad ciudadana, hacer el seguimiento correspondiente y fiscalizar este tipo de proyectos (incluso desde antes que el gobierno central dé su inconsulto “visto bueno”), en pos del bien común.

Saquen sus propias conclusiones.

Saturday, November 05, 2005

Benigno

He aquí una muestra de complejidad cultural, de invalidez de leyes occidentales, de culturas paralelas, incomprendidas, de derechos humanos universales ante derechos "autogestionados". No es fácil adecuarse a los nuevos discursos, ni a lo "convencionalmente correcto" en sociedades distintas a las nuestras. Lo único recomendable es erradicar prejuicios y pseudo “superioridades” de la cabeza, permanecer firmes, pero con prudente discreción.

---------------------------------------

Es Benigno, de los mayores de Vista Alegre y, pese a los años de sus arrugas, quizás de los que más trabajan. Se quita el sombrero y detiene el paso para saludar, todo lo detenido que le permite quedarse su vaca (o toro, o ternero, o caballo, o mula), animalote inquieto que ya se lo lleva rodando por el cerro, tenga cuidado, don Benigno.

Se quedó viudo bien joven, jovencísimo. Y tiene un hijo, Cipriano, el del machete y la tremenda cicatriz, papá soltero de la Romina, ya mujercita a los doce (la mamá, en la selva, quién sabe con qué intención). Esa cicatriz se la hicieron un día de esos malditos, que provoca quedarse muerto en medio de los pastizales, porque ni duele el frío de tanto cañazo. ¡Y eso que no has visto los tajos de la espalda!

El Benigno hace rato ya no es joven, sino bien viejito, aún sin ser abuelo. Dicen que por la viudez, ¿tú crees? Vivió para el Cipriano, que cuando era churrito era bien bueno, y trabajaba desde tempranito. Pero de todas maneras tenía que gustarle el trago, pues, ¿sino cómo hace para aguantar el frío? ¿Cómo va a arar sus chacras empinadísimas, si a las justas le echa queso, ocas, papas y cancha a la barriga? Además, no se gasta mucha plata, porque el litro de pócima[1] cuesta un sol nomás.

Pero se puso pendenciero, el Cipriano. Ya no le bastaba tomar y llegar a dormir tarde a la casa, sino que se peleaba, pues, porque estaba joven, y uno cuando es joven es bruto, más bruto todavía si va borracho.

Y hora por la chinita que le gustaba pa’ mujer, hora porque la parcela no estaba bien delimitada, hora por el agua de riego, hora porque no sé qué bicho le picó, venga a blandir el machete[2], venga el ñija y el ñiji[3] de cerro en cerro. Yo le decía no te metas en líos, mijo, no pues. Pero nada, ni caso me hacía, ni caso.

El Benigno no es malo, el Benigno es ese viejito que baja del cerro jalando a la vaca y trabaja con los ingenieros que llegan a veces, reforestando el bosque, por nada para él, porque no va a estar vivo tanto tiempo, así que no va a ver si su bosque se salva o se va al diablo. Pero tiene a la nieta, a la Romina, ya mujercita a los doce. Ella a lo mejor ve algo, o a lo mejor se destruye todo y se tendrá que ir a la selva, con la mamá.

Estaba chiquitita la nieta, el Cipriano no llegaba a la casa. A Benigno, más arrugadito, esa noche no le gusta la luna. Ñiji, ñija, ahí están, seguro borrachos, ahí están. ¿Y el Cipriano, dónde se metió? Su mujer, con susto –aún lo quería.

Ahí nomás, al ratito de los gritos, llega el hijo. ¿Cómo habrá hecho para llegar, pobrecito? Si a las justas le han dejado algo vivo. ¡Hay que bajarlo al pueblo, para que lo vea el médico! No, papá, no quiero médicos. Han sido los Mondragón, por el agua en las parcelas, porque dicen que les tocaba regar. Estaban borrachos.

El Benigno hace rato que no se mete en líos, ya está viejo. Hace rato también que no toma, antes sabía hacerlo, pero se ponía tonto, más bruto que el hijo. Y el Cipriano se le muere ahí en la posta de Yumbe, porque de todos modos lo llevaron al médico. Hay que coserle esos tajazos de la espalda y ese del estómago, por poco no lo han destripado. Sangre cantidad, ha quedado toda regada en la puerta de la casa. ¡Casi me lo han dejado tuerto!

Luego de algunos días ya no se muere el Cipriano, pero al Benigno le dura la rabia, sin pócima, sin nada más que el corazón apretado y el filo de su machete. Fueron los tres Mondragón, los tres. Ya llegan lluvias, todos van a tener agua y aquí no pasó nada. Los Mondragón ni siquiera han tenido la decencia de huir para algún lado. Más y más rabia.

Otra noche fría de esas, con estrellas que las ramas tupidas tapan. El suelo está húmedo de pura neblina, porque no ha llovido en meses. Los borrachos de siempre, volviendo a sus casas, sin ñijis, ni ñijas, que por esos días es mejor no empeorar las cosas, les han advertido. Un muerto por vez ya está bien.

Benigno espera. Casi se ha muerto el Cipriano. Ahí llegan los tres, vienen riéndose. Benigno no dice lisuras, ni maldice, ni se amarga la vida, porque ya está muy viejito. Tiene bien claro lo que va a hacer. Empieza a andar, a encontrarse con los Mondragón, haciéndose el borracho, solito. Ñija.

Ahí viene el Benigno, dejándose jalar por la vaca, enorme animalote que lleva a pastar. Saluda sobrero en mano, está viejito, bien viejito, y tiene unos ojitos de abuelito de todos, de buenísimo, porque bueno es. Regresó hace algunos años de su exilio en la selva, pero la sombra aún la lleva a la espalda. No sabe cuándo le tocará. Los Mondragón se murieron esa noche, a machetazos. El Cipriano sigue por ahí, de padre soltero y con tremenda cicatriz en la cara, que de puritita suerte no se quedó tuerto, el pobre.
_________________

[1] Primera destilación del “cañazo” o aguardiente de caña, que preparan de manera artesanal.
[2] Los campesinos llevan siempre un machete cuando salen a trabajar. Les sirve para cortar ramas, raíces, frutos e incluso excavar. Sin embargo, también es un arma poderosa y respetada, a punto de ser prestigioso el saber usarlo como tal. Hay machetes más largos que los usuales, a los que llaman “espadas”.
[3] Grito de reto, característico entre los habitantes de la sierra rural de Piura. Recomendación personal: no respondas, o habrás aceptado el desafío.